Cómo hacer un blog corporativo | PAN Comunicación

Cómo hacer un blog corporativo

En este artículo te explicamos qué es un blog y cómo puedes hacer un blog corporativo, para aportar contenido útil y de calidad a tus clientes.

Qué es un blog

La palabra “blog” proviene del inglés, de la contracción de las palabras “web” y “log”. Un “log” es un diario, un cuaderno de bitácora. Así que el blog sería un “diario en la web”.

La palabra “blog” empezó a usarse a finales de los años noventa, cuando surgieron los primeros diarios en línea, en los que la gente contaba su vida o su trabajo, de forma periódica, y los lectores comentaban las publicaciones. Hoy en día, este tipo de blogs siguen funcionando, aunque su popularidad ha caído un poco al surgir otros medios en los que los autores se expresan de forma más inmediata, como Instagram o YouTube.

Blog corporativo – por qué lo necesitas

Además de los blogs personales, existen los blogs corporativos, en los que una empresa o profesional publica artículos de interés para sus lectores. Los blogs corporativos son necesarios (por no decir obligatorios) tanto para conseguir clientes nuevos como para fidelizar a los clientes que ahora tengas. Y esto es así porque en los artículos del blog demuestras que quieres ayudar a los lectores, que quieres aportarles valor, que quieres formarles para que saquen todo el provecho de tu producto o servicio, que quieres serles útil… en fin, con un blog transmites confianza. Y la confianza es la base de la relación con tus clientes, hoy en día más que nunca.

Además, los artículos de los blogs posicionan mucho mejor en Google que las páginas con contenido promocional o de autopromoción. Y esto es así porque la mayoría de la gente que busca en Google lo hace para informarse, no para comprar.

Así que si trabajas en una empresa o tienes un negocio propio y aún no tenéis un blog corporativo, te contamos unos sencillos trucos para que empieces a hacerlo.

Trucos para escribir un blog corporativo

  • Dentro de tu sitio web, añade un apartado específico para el blog dentro del menú. En esa sección, publicarás los artículos

  • En los artículos, has de escribir de lo que sabes, de tu negocio, siempre de forma neutral e informativa, pues el objetivo de los artículos es aportar valor e información útil a tus lectores (como consejos, trucos, formación…)
  • Huye de la autocomplacencia, los artículos del blog no pueden ser mera publicidad de tus productos o servicios. Para hablar de éstos, ya tienes otra sección en tu sitio web
  • Escribe más bien como si fueras un profesor explicando los temas a sus alumnos. O como un empleado veterano explicando a un nuevo empleado lo que haces y en qué consiste tu negocio, intentando ayudar, aportar tu experiencia y todos tus conocimientos
  • ¿A que es imposible que expliques tu negocio en un solo día? Por eso puedes escribir decenas de artículos, porque el conocimiento ya lo tienes, solo hace falta que lo pongas por escrito
  • Si te resulta útil, divide los artículos en “Categorías”, que sirven para organizar mejor el contenido
  • Escribe artículos de, al menos, 600 palabras. Es una cantidad razonable para exponer un tema con cierta profundidad. Pero puedes extenderte todo lo que quieras
  • Escribe con sencillez, evitando abusar de las palabras excesivamente técnicas, aunque a veces será inevitable usarlas
  • Divide el artículo en secciones, evitando párrafos demasiado largos y complejos
  • Cada sección debe tener un título, para organizar mejor el contenido y que sea fácil de leer
  • Destaca palabras o frases importantes poniéndolas en negrita, para facilitar la lectura
  • ¡No te olvides del título! Un buen título es fundamental para que tu artículo sea leído y no pase desapercibido. Trata de aportar valor en el título, anticipando el contenido del artículo. Así, tendrán interés en leerlo. Por ejemplo, títulos que empiecen por: “Qué es…”, “Cómo hacer…”, “Trucos para…”, “10 maneras de ….” siempre funcionan, porque anticipan un contenido útil
  • Trata de publicar artículos de forma periódica (una vez a la semana o cada diez días al menos), para que tu blog se vea siempre actualizado. Antes de hacer público tu nuevo blog, por ejemplo, puedes tener varios artículos ya escritos, para ir publicándolos poco a poco
  • Es recomendable tener un “calendario editorial”, que es simplemente un calendario del año, en el que se colocan los artículos que se van a publicar en cada fecha. Así se tiene todo el trabajo organizado y no se improvisa. El calendario editorial puede ser algo tan sencillo como éste de la imagen, con dos columnas: una para el título del artículo y otra para saber su estado. Si los artículos los van a publicar varias personas, se puede añadir otra columna con el nombre de los autores. Como ves, es algo facilísimo y muy eficiente para organizar el trabajo
Calendario editorial | PAN Comunicación
  •  Cualquier persona de la empresa puede escribir artículos en el blog corporativo, porque todo el mundo posee un conocimiento útil y valioso sobre algún aspecto del negocio. Además, si los artículos se reparten entre varias personas, el tiempo dedicado a realizar esta tarea será muy pequeño para cada uno. Solo hará falta que alguien con buenas dotes para la redacción revise lo escrito, para corregir la redacción, la puntuación, el tono…
  • Si se decide que solo una persona escriba los artículos, el resto de compañeros pueden proponer el título, por ejemplo, y sugerir ideas para el contenido
  • Si no se puede contar con ninguna persona para la redacción de los artículos, siempre se puede subcontratar el trabajo, a una agencia o un “freelance”, a los que se facilitará el título del artículo y las palabras clave sobre las que habrá de girar el contenido
  • Los artículos de los blogs siempre incluyen una zona al final para que los lectores puedan añadir comentarios. Por eso, has de estar atento a esos comentarios y tratar de responderlos siempre, ya sean positivos o negativos
  • Los artículos de los blogs no son noticias, son contenido atemporal. Para mostrar novedades o noticias has de tener otro apartado en tu sitio web
  • Por último, no te olvides de compartir cada artículo nuevo que añadas a tu blog. Nada más publicarlo, has de compartirlo en las redes sociales de tu empresa o negocio. Y, además, has de enviarlo por email a todos tus clientes y contactos que te hayan dado permiso, dentro de tus comunicaciones periódicas o cada vez que publiques uno, según su periodicidad
Como ves, ¡no hay excusas! Ya puedes empezar un blog corporativo. Es una tarea fácil de realizar y que siempre tiene un retorno de la inversión.
 
En PAN Comunicación hemos escrito muchos artículos para los blogs de algunos de nuestros clientes. Así que si no sabes por donde empezar, o tienes tu blog “parado”, te aconsejamos cómo ponerlo en marcha o cómo darle una nueva vida, con artículos interesantes y atractivos.
 
¿Te animas a empezar tu blog corporativo?
 

¿Hambre de PAN?
Introduce tu email para saciarte

Compartir post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Abrir chat
Powered by