¿Se puede tener hijos trabajando en publicidad?

¿Se puede tener hijos trabajando en publicidad?

Son las diez de la noche y llegas a casa. Uno de los niños ya está acostado y el otro a punto. Tus padres (los abuelos) se quejan de que no pueden estar siempre así y se van a su casa. Te pones una serie en Netflix pero no aguantas ni 5 minutos porque estás “matao”. Con suerte, pasas una noche sin sobresaltos ni biberones o fiebre o vómitos o terrores nocturnos o toses. Te levantas, te duchas a la misma velocidad con la que Superman se cambia en la cabina y preparas tu desayuno y el de los demás. Te vistes, los vistes y todos corriendo a coles y guarderías. Cuando llegas a la agencia todos están tranquilos viendo emails y comentando series. Tú ya has gestionado 2 peleas, 3 rabietas, hablado con 2 profesores y puesto una lavadora porque si no, mañana no tienen ropa. Llegas al curro como si te hubieses tomado 3 Red Bulls.

La vida de un padre y una madre en el sector

Son de sobra conocidos los horarios de algunas agencias y departamentos de Marketing: jornadas maratonianas que empiezan tarde y acaban tardísimo.

Hace un más de un año que se lanzó la campaña “Más mujeres creativas” que criticaba y critica la poca presencia femenina en los departamentos creativos.

Pero pocos hablan de la dificultad de padres y madres para soportar las jornadas sin fin. ¿Cómo conciliar con una familia cuando sales a las once de la noche de la agencia?

Cuando le pides a un padre o madre que se quede hasta las doce de la noche para acabar una campaña o preparar un plan de marketing, le estás privando de ver a sus hijos. Día tras día.

Este hecho hace que cada día más y más profesionales no quieran seguir en el mundo de la publicidad. No lo soportan y arrojan la toalla. De esta forma, nos estamos perdiendo a grandes profesionales que “salen” o “son expulsados” del sector.

Padres agencia de publicidad

Un padre o madre es, casi siempre, más eficiente

No se puede generalizar, pero muchos estudios corroboran esa aseveración. Y es que un padre o una madre pierden menos tiempo en el trabajo, porque lo que realmente quiere es llegar a casa a estar con su familia (salvo excepciones).

Puede ser que a veces lleguen un poco tarde porque vienen de llevar a los niños al cole. O tengan que quedarse en casa porque el niño tiene fiebre. Pero cada día dan lo mejor de sí para poder seguir manteniendo a su familia.

tener hijos agencia de publicidad

¿Y son creativos los papás?

¡Claro! La publicidad se reinventa cada vez que intentas que tu hijo se coma un plato de puré: ideas todo tipo de estrategias para que se lo lleve la boca, le cuentas historias, le haces “el avión”, te inventas nuevos nombres para los platos… La creatividad no muere en la paternidad. Al revés, se potencia porque además vives rodeado de las personas más creativas del planeta…¡los niños!

Conciliemos

La inversión publicitaria sube. ¡Fenomenal! Pero la natalidad en el sector baja a un ritmo alarmante. ¿Quién va a trabajar en las agencias del futuro si no tenemos hijos? Las agencias debemos establecer planes que permitan a los trabajadores plantearse la posibilidad de tener hijos y de poder cuidarlos después. Para ello debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Horarios flexibles que permitan adaptarse a las circunstancias familiares para que los padres no vivan estresados constantemente.
  • Remuneración que permita crear un núcleo familiar consistente y sin riesgos.
  • Cumplimiento de horarios mediante una mejor planificación.
  • Reconocimiento de la labor que se está llevando a cabo.

El futuro

Países como Inglaterra o Estados Unidos nos llevan la delantera en temas como este. El teletrabajo o los horarios flexibles llevan años instalados y se ha comprobado que aumentan la eficiencia y resultados.

Es el momento de que el sector tome cartas en el asunto y desarrolle iniciativas conjuntas que aborden una situación que muchas veces es límite.

Para acabar, voy a recordar una anécdota que me contó un compañero de trabajo hace tiempo:

Un día su hijo, que tenía por aquel entonces 16 años, le preguntó: “¿Papá, por qué llegas tarde siempre a casa desde que soy pequeño? Se supone que vuestro horario es hasta las 18:30, ¿no?” A lo que el padre le respondió: “Bueno, es que a partir de esa hora nos quedamos pensando en truchos para festivales para así poder ganar muchos premios”. Y el niño le dijo: “Pues espero que hayas ganado muchos…”

¿Hambre de PAN?
Introduce tu mail para saciarte