comunicación interna | PAN Comunicación

5 ejemplos de comunicación interna creativa

La comunicación interna es la que va dirigida a los trabajadores y empleados de la empresa. 

En la era de las redes sociales, todas las organizaciones se preocupan mucho por la información que ofrecen públicamente y por la imagen que transmiten al exterior. Pero igual de importante es cuidar la información y la imagen que transmiten interiormente. Porque la comunicación interna ya no es una opción, algo optativo. Una buena gestión de la comunicación interna ya es obligatoria.

Si no se realiza una comunicación interna eficaz, la empresa se puede enfrentar a múltiples problemas, como rumores, especulaciones,… o directamente informaciones falsas o imprecisas, que pueden lastrar el beneficio de la empresa en general, o la productividad de los trabajadores en particular. Por no hablar de que una comunicación interna ineficaz puede afectar a la comunicación externa, perjudicando la imagen de la empresa en el mercado. 

Por eso, todas las empresas, independientemente de su tamaño, han de cuidar su comunicación interna. Pero especialmente las empresas medianas y grandes, ya que la comunicación interna es como el aceite que engrana todas las piezas, que son los empleados. Sin ese aceite, la empresa funcionará, pero no con la eficiencia que podría. 

¿Cómo canalizar la comunicación corporativa y los valores de la compañía para hacerlos llegar a todos los empleados?

Cada empresa es diferente y cada una requeriría un análisis previo individualizado para definir los pasos a seguir, pero existen una serie de técnicas ya probadas, que cualquier empresa puede implementar y así conseguir una mejor comunicación con los trabajadores.

Todas estas técnicas se basan en un único principio, que ha de estar siempre presente cuando se diseñen o pongan en marcha planes de comunicación interna. Ese principio es el siguiente: todos los empleados y trabajadores quieren ser escuchados y todos quieren ser tenidos en cuenta. Ese principio implica dos cosas:

  • que hay que preguntarles y darles la opción de expresar su opinión y
  • que tienen que estar informados de lo que pasa en la empresa

Es decir, la comunicación interna ha de ser bidireccional. Si no es así, estaremos hablando de “información interna”, no de “comunicación interna”.

Mostramos ahora varios ejemplos de comunicación interna que está demostrado que funcionan. Esperamos que os resulten útiles:

1. Diseñar un plan de "onboarding" para los nuevos empleados

Los empleados son los que hacen posible la empresa. Por eso es fundamental que las personas que se incorporan a ella conozcan lo antes posible la organización, sus normas, sus valores… y también qué funciones desempeñarán exactamente, cuál es el rol de los compañeros con los que trabajarán, a quién han de reportar, etc.

Este proceso se denomina en inglés “Onboarding” y se traduciría como “Plan de incorporación de empleados“. Todas las empresas, independientemente de su tamaño, deberían diseñar y poner en práctica procesos de este tipo. 

Con un plan de “onboarding” bien diseñado, los nuevos empleados se sentirán cómodos desde el primer día, pensarán que se les tiene en cuenta desde el principio y reducirán su incertidumbre e inseguridad ante el nuevo puesto de trabajo. Además, realizarán su trabajo de forma más eficiente.

2. Utilizar canales digitales

Por su popularidad, utilizar las nuevas tecnologías es una de las fórmulas más efectivas para mejorar la comunicación interna. Algunos de los canales que se pueden emplear son:

  • Redes sociales para empresas, como Facebook Workplace o Microsoft Yammer
  • Intranets corporativas
  • Chats internos
  • Blogs de empresas
  • Boletines de noticias internas (“newsletters”)…

Con todos esos canales, de forma sencilla e intuitiva, y sin un proceso de aprendizaje previo, se facilita la comunicación entre los empleados y entre la propia compañía y sus trabajadores.

No obstante, no todos los empleados de las empresas tienen acceso continuo a los canales digitales, por lo que la gerencia de la empresa ha de utilizar los canales necesarios para que los mensajes lleguen a todos los integrantes de los equipos.

Además de los canales, es importante tener una estrategia sobre cómo se van a transmitir los mensajes, qué formato se va a utilizar. Teniendo en cuenta dos factores:

  • el formato ha de ser atractivo, para que llame la atención de los empleados
  • el mensaje ha de estar explicado de forma sencilla, para que todo el mundo lo entienda

Por eso, formatos multimedia, infografías, vídeos, encuestas… son, hoy en día, algunas de las mejores formas de transmitir los mensajes. 

3. Fomentar la autoevaluación y la evaluación de los gerentes

Tradicionalmente, la evaluación profesional de un empleado se ha valorado mediante métricas objetivas (como número de ventas, cumplimiento de objetivos…) o bien mediante la evaluación subjetiva de lo/as jefe/as de cada departamento.

Estas métricas no son del todo efectivas si queremos mejorar la comunicación interna en la organización, ya que los números no contemplan una gran variedad de variables (como el trato al cliente, la creatividad, la proactividad,…) y la evaluación por parte de los superiores es unidireccional y no tiene en cuenta la visión del empleado.

Por eso, las auto-evaluaciones y las evaluaciones de los gerentes surgen como alternativas que pueden complementar otro tipo de evaluaciones:

* la autoevaluación consiste en que los propios empleados valoran su rendimiento y desempeño. Contar con su opinión a la hora de ser evaluados hará que se sientan escuchados y tenidos en cuenta, lo que mejorará su rendimiento y aumentará su compromiso con la empresa

* en las evaluaciones de los gerentes son los empleados integrantes de un equipo o departamento los que tienen que valorar el rendimiento y desempeño de los jefes o jefas que gestionan ese grupo de personas. Los empleados pueden medir tanto competencias “duras” (los conocimientos técnicos sobre el trabajo que realiza el gerente), como competencias “blandas” (como su capacidad de liderazgo, de comunicación, de gestión del equipo… o su ética e integridad). De nuevo, contar con la opinión de los empleados para valorar el desempeño de los gerentes es una herramienta muy potente para mejorar la comunicación interna

4. Fomentar el "team building"

Una de las mejores formas de mejorar la comunicación interna es favorecer momentos y lugares de encuentro informal entre los empleados. La gerencia ha de motivar la realización de pausas para tomar un café/té/tentempié, y animar a que participen el mayor número de empleados y gerentes posible. Porque las pausas individuales no sirven para mejorar la comunicación, obviamente.

Las pausas en el trabajo, por un lado, ayudan a los empleados a estrechar lazos y, por otro lado, favorecen el intercambio de opiniones y la expresión de puntos de vista más creativos y menos encorsetados, al realizarse en un entorno más informal. Como consecuencia, los equipos serán más comunicativos y resolverán los problemas más rápidamente y de forma más cordial.

Además de estas pausas durante el horario laboral, la gerencia puede promover otro tipo de actividades (dentro o fuera del horario laboral), como ir a tomar un refresco, hacer una actividad en equipo todos juntos (curso de cocina, “scape room”, montar en “karts” o en piragua…), que favorecen el compañerismo, fomentan el trabajo en equipo y ayudan a estrechar lazos. 

5. Medir el nivel de comunicación interna

El departamento de recursos humanos ha de establecer las métricas adecuadas que sirvan para saber cuál es el estado de la comunicación interna en la empresa y, sobre todo, cómo es percibida por los trabajadores.

Muchas empresas utilizan métricas cuantitativas para medir la comunicación interna (por ejemplo, cuántas personas utilizan la red social de la empresa) y otras empresas realizan encuestas cualitativas a los trabajadores, para conocer su implicación y su satisfacción con las políticas de comunicación interna puestas en marcha por la empresa.

No hay métricas mejores que otras, sino que cada empresa ha de elegir las que mejor se adapten a sus necesidades. En general, la combinación de métricas cuantitativas y cualitativas permitirá obtener una imagen fiel del estado de la comunicación interna y de cómo es percibida por los trabajadores.

 

 

En PAN Comunicación hemos realizado campañas de comunicación interna para muchas empresas. Te asesoramos si no sabes por cuál empezar, o te ayudamos a mejorar tus acciones de comunicación interna si ya las tienes en marcha pero no están produciendo los resultados esperados.

¿Te animas a mejorar la comunicación interna en tu empresa? 

¿Hambre de PAN?
Introduce tu mail para saciarte

Compartir post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Abrir chat
Powered by